A UNA SEMANA DE LA CRISIS DE CRIMEA

Por Hermilo López Bassols

Embajador de México en retiro

 

A una semana de la ocupación de las tropas rusas en Crimea se pueden, derivar algunas conclusiones:

1)      Putin no hará uso de la fuerza ilegítimamente, su objetivo principal era la protección de la base rusa en Crimea e inducir al Parlamento de  esa región a un referéndum donde se anexe la provincia de Crimea a la Federación Rusa, devuelta a su estado previo a 1954.

2)       La diplomacia occidental (EU, Francia, UK) no han logrado una cohesión integral o una decisión importante capaz de impactar la conducta de Putin, debido a las últimas experiencias de bélicas de occidente (IRAQ, Afganistán, Libia), rehúsan ellos a involucrarse en otro conflicto militar de manera directa y por ello no quieren hacerlo. Los “intervencionistas compulsivos” aun teniendo en cuenta los eventos de Kiev, prefieren hacer usos de amenazas (cancelación del G8),  y ofertas de apoyo económico (al gobierno de Kiev) difícil de concretar debido a la bancarrota política y económica que presenta el nuevo régimen ucraniano, decisión que se evidenció en la última reunión de ministros de R.E. de la Unión Europea.

3)      Se ha argumentado sobre la “responsabilidad de proteger” por ambas partes (Rusia y Occidente), sin embargo las armas rusas y las milicias pro-rusas se han adelantado haciendo las acciones casi irreversibles hasta el aviso del resultado del referéndum.

4)      El origen del conflicto más grande desde la guerra fría, muestra también incompetencia por parte de la OTAN  para trazar una acción militar así como su falta de cohesión. En la frontera entre Ucrania y Rusia, la superioridad militar rusa es notoria y manifiesta. Incluyendo las tropas terrestres, los dispositivos aéreos y la supremacía naval.

5)      Los medios occidentales y sus respectivas cancillerías (Washington, Londres y Paris) han provocado una campaña muy poco objetiva de los hechos, como también lo fueron las respuestas de Kerry ante las declaraciones de Putin.

6)      Se considera que para la situación específica de Crimea se va a dar una solución pragmática contando con el reciente equilibrio mostrado en las negociaciones del 2013 con Siria y 2014 con Irán en Ginebra. Por ahora parece ser que la suerte del gobierno de Kiev no está en manos del propio gobierno.

Anuncios