CARTA ABIERTA

HERMILO LÓPEZ-BASSOLS

Embajador de México

San Jerónimo Lídice, D.F. a 19 de marzo de 2014.

Salvador Sánchez Cerén

Presidente Electo de El Salvador

P r e s e n t e,

Salvador:

Fue en la Primera Cumbre Iberoamericana celebrada en Guadalajara en julio de 1991 que nos conocimos, venías con tus compañeros de lucha, con Schafik al frente. Había anunciado Felipe González que los cuatro Amigos del Secretario General de la ONU aportarían tropas para apoyar el proceso de paz. Manifesté que no era “adecuado” que México lo hiciera porque todos teníamos en mente la expedición de Filisola y la respuesta militar que se daba a los ciudadanos salvadoreños al cruzar la frontera nuestra. Prevaleció mi criterio y el 10 de febrero de 1992 llegaron unidades de la Policía Federal de Caminos. Así iniciamos una sólida amistad –antes había recibido decenas de lisiados del FMLN- que se fraguó en la Embajada de México, la que tu seleccionaste ante funcionarios de la ONU, para residir mientras tenías las seguridades de una morada y un tránsito seguros en tu país. La Comandancia General celebró entonces sus reuniones en suelo mexicano como había ocurrido en Tlaxcala y en el Distrito Federal durante las negociaciones de 1989 a 1981.

Evoco estas circunstancias históricas porque muy pronto te harás cargo de la Primera Magistratura de El Salvador, elegido en un proceso absolutamente democrático con el respaldo de cientos de observadores de más de 20 países y conviene ahora recordar esa página solidaria.

Viene una tarea política de gran envergadura y enorme trascendencia para el futuro de tu Patria. Profundizar las conquistas del pueblo en materia de justicia, derechos humanos, seguridad pública, reforma agraria y educación, a fin de darle la dignidad humana que merece. Son ahora ustedes “maduros y enérgicos impulsores de los cambios anhelados por la inmensa mayoría de los salvadoreños” como dijera Schafik en Chapultepec. No tengo duda de que lo lograrán porque a ti y a muchos de tus compañeros siempre los vi como hombres de paz –aun precisando de la guerra para construirla- que ahora con más de 20 años de vida democrática, han puesto su mejor talento y honestidad para que impere la justicia social y la distribución equitativa de la riqueza. Por ellas lucharon Monseñor Oscar Arnulfo Romero, Monseñor Arturo Rivera y Damas, Monseñor Gregorio Rosa Chávez, Ignacio Ellacuría, Guillermo Ungo y tantos salvadoreños anónimos. Tu experiencia al frente del Ministerio de Educación te ha permitido iniciar un proceso educativo en todos los rincones del país, del que depende el éxito de todo el sistema político. Sólo desde el aula se forman buenos ciudadanos que se arraigan en su terruño y sirven a la Patria desterrando la pobreza y la violencia. Así como se rompió el nudo gordiano en la negociación, ahora habrá otros que deshacer en tu agenda económica y social.

Salvador, contarás como antaño con la solidaridad de tus amigos en el exterior, especialmente en México porque queremos ver pronto que se reconstruyan puentes entre nuestros dos países, que el primero sea en el Suchiate ,y otros más a través de la cultura y el apoyo a la educación, la infraestructura, el desarrollo, el comercio y la inversión. Tenemos vocación semejante en el continente. Las procelosas aguas latinoamericanas acosadas por el Imperio, las ilumina un sol incandescente el sueño de Juárez y Bolívar, y ahora el reto de la auténtica integración del Bravo a la Patagonia, a la que debemos llegar unidos.

 

Un abrazo fraternal para ti y a Margarita,

 

Hermilo López-Bassols obtuvo la condecoración “Matías Delgado” del gobierno de El Salvador y la primera medalla del FMLN a un extranjero después de la guerra. Asimismo el reconocimiento del Secretario General de la ONU y de la Asamblea Legislativa de El Salvador el 17 de enero del 2012.

 

 (Firmado)

Anuncios