Por Hermilo López-Bassols

Embajador de México en retiro

Bien se ha dicho, que la profundización de la crisis de Ucrania no debe llevarnos a la hipérbole histórica ni a las simplificaciones. No vamos a cumplir en junio próximo un centenario del comienzo de la Gran Guerra iniciando una tercera gran confrontación mundial; tampoco puede pasarse a la ligera este hecho histórico como un simple desencuentro entre las dos potencias buscando su lugar específico en el tablero euro-asiático de hoy. Son los escarceos entre una potencia sumida en sueños del pretérito que afloraron fehacientemente en Bruselas hace unos días, misma que ha perdido las riendas de la hegemonía internacional, contra otra que concibe que ha llegado el momento para lavar heridas y restaurar su posición mundial perdida en la guerra fría.

Antes de celebrarse el referéndum en Crimea, Rusia dio una clara exhibición de fuerza, amparada en los acuerdos de Budapest de 1998, por los que tenía la facultad de instalar 25,000 efectivos militares en Crimea, a los que sumó la transferencia de aviones de combate Sukhoi a Bielorrusia. A su vez la OTAN realizó un despliegue tropas terrestres y de aviones de combate en Polonia, Lituania y Rumania. En dicho escenario se efectuó el referéndum que arrojó una abrumadora mayoría en favor de la anexión de Crimea a la Federación Rusa, consecuente con la composición étnica de la península y las condiciones de bancarrota en que naufraga el régimen de Kiev y en una auténtica demostración del principio de autodeterminación.

En la argumentación que dio Putin al triunfo ruso, se mencionó un precedente, el de Kosovo, provincia de Serbia que realizó un referéndum sobre el estatus de ese territorio y que la Corte Internacional de Justicia en el año de 2010 consideró que la declaración de independencia no fue ilegal. Citando a un acreditado profesor español de derecho internacional “Occidente preparó una independencia de Kosovo que es ilegal. La violencia constituye una diferencia entre ambos casos. La agresión – en la antigua Yugoslavia- ocurrió casi una década antes de la declaración de independencia, pronunciada cuando el territorio kosovar se encontraba pacificado bajo el mandato de la ONU, y cuando ya había otros gobernantes en Belgrado. Occidente no se puede permitir reproches a Putin”.

Ante el referéndum, tanto Estados Unidos como la Unión Europea respondieron con amenazas de toda índole, a sabiendas de que no iban a revertir la anexión, intentando dar la impresión de que eran sanciones que nunca habían sido adoptadas y que eran las más enérgicas desde los tiempos de la guerra fría. Las sanciones incluyen una lista de personas a las que se les prohíbe el tránsito y congelamiento de sus bienes en Occidente. Agregaron la cancelación de la cumbre del G8 programada para junio próximo, pero nunca se llegó al punto de implementar medidas económicas, comerciales y energéticas que verdaderamente perjudiquen a la Federación Rusa. Mientras Putin aceleró los trámites para que Crimea ingrese a la nación Rusa incluso con el endoso de Mikhail Gorbachev. Rusia es el tercer socio comercial más importante de los europeos, y estos consumen un tercio del gas que exporta Rusia, ahí esa parte de la cruda verdad. A fin de convencer la “energía” de sus acciones combinadas, Obama tomó la decisión de trasladarse a Bruselas -sede de la Unión Europea y de la OTAN- y expresó frases agresivas y algunas sin fundamento
“Hemos aislado a Rusia políticamente, hemos impuesto sanciones que han dejado su marca en Rusia. El aislamiento se profundiza y las sanciones crecen. La toma de Crimea no anuncia el comienzo de una nueva guerra fría”. Y agregó que las sanciones y medidas dañaran la posición internacional de Rusia así como su economía.

Por otra parte, habiendo Rusia y China bloqueado una resolución condenatoria en el Consejo de Seguridad de la ONU, ésta fue transferida a la Asamblea General donde fue aprobada con 100 votos a favor incluyendo México, 11 en contra, 58 abstenciones y la ausencia de 24 estados. Se pudo percibir que los occidentales habían hecho un importante lobby, en el debate participaron a favor países como Canadá, Japón Turquía, Georgia, Noruega. También hicieron uso de la voz para sustentar su abstención China, Brasil, Argentina, Uruguay, India, El Salvador. Esa resolución no vinculatoria señala que el referéndum del 16 de marzo carece de validez y no puede servir de base para modificar el estatuto de la República Autónoma de Crimea o de la ciudad de Sebastopol y exhorta a todos los Estados a que no reconozcan ninguna modificación del estatuto sobre la base del referéndum. La elaboración de una hoja de ruta no debe descartarse.

Por ahora el asunto de Crimea, parece encontrar una solución eminentemente diplomática y no sencilla pero jamás una acción militar. La última reunión de Kerry y Labrov en Paris mostró que todavía hay posiciones irreconciliables mientras los rusos pretenden la federalización de Ucrania y garantías de que Ucrania no ingrese en la OTAN; los norteamericanos ignorando el fait accomplí hablan del retiro de las tropas rusas de Crimea y el desconocimiento del referendum. Estados Unidos tardará en aceptar estos hechos pero el asunto va a la mesa de negociaciones exhibiendo la incapacidad de Occidente para solventar los asuntos euro-asiáticos que privilegiadamente hoy le pertenecen a Rusia

Por otra parte habrá que recordar un hecho histórico, después de nuestra independencia, los territorios del norte se mantuvieron en el más completo abandono, lo que propició que colonos norteamericanos colonizaran Texas, parte de la provincia de Coahuila, posteriormente los texanos se levantaron en armas ante la notoria incapacidad de gobernar de Santa Anna quien además fue derrotado en San Jacinto. Lograda la independencia con los tratados de Velasco, se estableció la Republica de Texas. En plena implementación de la Doctrina del Destino Manifiesto el presidente Polk acepto la anexión. México a través de su ministro de relaciones exteriores protestó ante cualquier acto concerniente a la incorporación de la Republica Texana a la Unión Americana, la que aconteció el 29 de diciembre de 1845 siendo una de las causas de la intervención norteamericana el año siguiente.

¿Qué títulos tiene Estados Unidos para protestar ahora, si en el caso de Texas, desde 1836 maquinaba la anexión de ese territorio?

Anuncios